Propiedades de la leche fermentada y beneficios para la salud

propiedades de la leche fermentada

Con el paso del tiempo, la leche fermentada se ha convertido en una variedad de leche muy consumida. No solo se usa para preparar diferentes alimentos como son, por ejemplo, el yogur o el queso, sino también que se bebe porque las propiedades de la leche fermentada para nuestro cuerpo son muy saludables. En este artículo os explicaremos cuáles son esas propiedades de la leche fermentada, sus beneficios y una forma de prepararla cómodamente en vuestra casa.

Beneficios y propiedades de la leche fermentada para la salud.

Las calorías de la leche fermentada son de 98,10 calorías por cada 100 gr. que consumamos, lo cual no representa apenas el 2% de la energía recomendada para una persona adulta.

  • beneficios de la leche fermentada Vitaminas: Es una fuente muy rica en vitamina A y B9, pero con muy débil presencia de vitamina D y K.
  • Minerales: Si la comparamos con las propiedades de la leche en su estado natural, la leche fermentada contiene menos calcio y fósforo, pero suficiente para que estos minerales cumplan su misión. También resulta muy rica en potasio, sodio y magnesio.
  • Carbohidratos: Esta leche es especialmente rica en azúcares, así como en grasas, pero no contiene nada de lactosa ni glucosa. Eso sí, contiene mucha fibra, lo que la hace perfecta para el aparato digestivo.

A continuación, veamos los beneficios de la leche fermentada:dri

  1. Regula el tránsito intestinal: Al ser rica en fibra, ayuda a que el aparato digestivo funcione mejor, evitando así el estreñimiento o la diarrea. También ayuda a que las toxinas que se adhieren a las paredes de los intestinos durante el paso de la comida sean eliminadas. Si tienes problemas continuos con tu tránsito intestinal, deberías añadir manzanas y fresas a tu dieta.
  2. Perfecta para quien sufra de intolerancia a la lactosa: Al igual que la leche de avena, entre las propiedades nutricionales de la leche fermentada no se encuentra la lactosa, por lo que esta leche es perfecta para quien tiene intolerancia.
  3. Rica para los huesos: Como hemos dicho ya con anterioridad, si comparamos las propiedades de esta leche con las propiedades de la leche de vaca en su estado natural, contiene menos calcio y fósforo, pero es suficiente para fortalecer los huesos y nutrirlos. Lo que es más, gracias a la vitamina A y D estos minerales se absorben con mayor facilidad.
  4. Protege nuestro corazón: Al ser muy rica en vitaminas del grupo B, sobre todo B12, no solo se ocupa de que la sangre fluya mejor produciendo nuevos glóbulos rojos, sino que también previene la anemia y ayuda a que las células nerviosas se desarrollen mejor.
  5. Previene la osteoporosis: Gracias a su contenido en calcio, vitamina A y vitamina D, hay un efecto preventivo contra la osteoporosis o, en caso de padecerla, ayuda a tratarla. Como método preventivo, muchos médicos recomiendan el consumo diario de frutas con altos contenidos de vitamina A y D, algunos alimentos que complen estos requisitos son el coco, la granada y la alcachofa, que también son grandes remedios caseros contra la menopausia.
  6. Buena para el cerebro: Una importante propiedad nutritiva de la leche fermentada es su buena cantidad de fósforo, un mineral que el cerebro necesita para funcionar. Al contenerlo, ayuda al cerebro a cumplir sus funciones básicas.
  7. Favorece el flujo sanguíneo: Al ser rica en vitaminas del grupo B y la vitamina K, crea nuevos glóbulos rojos en nuestra sangre que ayudan a que fluya mejor, y no se formen coágulos, lo que permite también que no haya problemas cardiovasculares. Esto hace de la leche fermentada un remedio casero para la presión alta muy popular.
  8. Aumenta la fortaleza el vello capilar: La vitamina A es fundamental para nuestro cabello, y la leche fermentada es muy rica en él. De modo que al beberla, fortalecemos las raíces y así evitamos que el pelo se caiga con más facilidad.

Si queréis preparar leche fermentada en casa, es muy sencillo, solo necesitaréis:

  • 1 litro de leche normal.
  • 10 dl. de leche fermentada (la cantidad varía en base a la de litros de leche normal que vayáis a usar).
  • Para prepararla solo hay que calentar la leche normal a 90º C, luego mezclarla con la leche fermentada y dejarla enfriar a 20º C. Después la dejamos reposar en la nevera y listo, tendremos lista.

Recomendamos usar una botella de cristal para que se conserve mucho mejor.

La leche fermentada se utiliza para preparar muchos alimentos, como son el caso del queso, yogures, cremas… todos estos alimentos se benefician de las propiedades de la leche fermentada, lo cual es muy bueno para nuestro organismo.

Margarita Sánchez

¡Hola! soy +Margarita Sánchez, ¿hablamos?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *