¿Por qué es tan importante una buena nutrición?

¿Cuántas calorías innecesarias crees que le estás dando a tu organismo cada vez que comes de manera incorrecta? Nadie ha dicho que de vez esté mal comerse una pizza o una hamburguesa, pero si es a diario, no recibes los nutrientes que necesitas para el día a día.

Sin una buena alimentación es imposible estar sano

Deberías saber que sino llevas a cabo una buena alimentación, nunca estarás sano. Ya no es solo porque puedas sufrir problemas de obesidad, algo que depende de muchas personas según su metabolismo, sino porque puedes padecer problemas cardíacos, de tensión o articulares.

Por eso es bueno llevar a cabo una alimentación en la que te preocupes por los nutrientes que llevan los alimentos. Además, si algún día no tomas los suficientes nutrientes puedes aumentar la cantidad tomando otros productos como un actimel o batidos de frutas.

Llevando a cabo una buena nutrición, podrás:

  • Sentirte mejor contigo mismo y tener la energía necesaria para hacer frente al día a día.
  • Estarás en tu peso ideal, de acuerdo con la edad y la estatura que tienes.
  • Podrás estimular tu sistema inmunológico y estar más sano, gracias a la cantidad de vitamina C que recibirás.
  • Si eres una persona deportista, te sentirás con más energía y mejorará mucho tu rendimiento en la pista.
  • El proceso de envejecimiento se verá ralentizado, ya que la buena nutrición implica recibir vitamina A, la cuál se ocupa del cuidado de la piel.
  • Puedes llegar a envejecer y aún sentirte con energía para seguir haciendo cosas, sin preocuparte por el cansancio y la fatiga.
  • Tu habilidad de concentración aumenta, al mismo tiempo que estarás bien protegido de cambios de humor.

Nunca hay que descuidar la nutrición. No hay porque estarse mirando a diario todos los nutrientes que tiene cada alimento, pero si que te puedes organizar un calendario de comidas que te vendrá muy bien para saber que estas comiendo adecuadamente. ¿Estará prohibido comer fuera? Por supuesto que no. Siempre se puede salir a comer fuera y de vez en cuando darse un pequeño capricho que el cuerpo agradecerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *