Mechas moradas en extensiones para resaltar tus facciones

Sácale partido a tu melena

Cuando pensamos en melenas negras nos vienen la cabeza a personajes cinematográficos como Morticia Adams. Lejos de ser un look sombrío y envejecedor, se trata de un peinado que aporta elegancia, como es el caso de Catherine Zeta-Jones, que con sus ondas marcadas nos ofrece un estilo con personalidad. Pero si de verdad lo que te apetece es darle un brillo y cambio a tu cabello, el ponerte unas mechas moradas en extensiones puede ser ideal para causar diferencia. El color negro y el morado siempre han sido colores que conviven muy bien, ya que se trata de colores con mucho carácter. Así que no hay mejor forma de sacarlo provecho a tu melena negra que combinándola con mechas moradas que resaltarán todo tu estilo.

Mechas moradas en extensiones para no pasar desapercibida

Si eres una persona que te gusta cambiar a menudo, una buena elección es elegir extensiones, ya que de esta forma podrás quitarlas y ponerlas cuando te apetezca. Además, al tratarse de extensiones tendrás la seguridad de que el color perdurará más en tu cabello y por otro lado evitarás el tener que decolorar el pelo y teñirlo continuamente. Lo que debes de tener en cuenta es que las extensiones que escojas sean de pelo natural para poder así moldearlas con más técnicas, como con las planchas o el secador.

El darle un toque de color morado a tu cabello es una forma atrevida de cambiar tu look por un estilo más moderno y con mucho temperamento. Sin mencionar lo espectacular que resulta para resaltar tus facciones, independientemente del color de tu tez, este estilo hará que resaltes y proyectes un estilo lleno de vida y confianza.

Muchas personas buscan no pasar desapercibidas, y si tu eres una de ellas, utilizar este estilo de mechas en una melena negra para sobre saltar sobre todos los demás. La confianza de lucir un estilo así, te dará una ventaja en el día a día, resaltando lo positivo de tu personalidad y la seguridad con la que te desenvuelves. Así que no hay nada más que pensar, atrévete!