Los mejores tipos de mechas para disimular las canas

Tipos de mechas para disimular las canas

Tipos de estrategia para disimular las canas con mechas

Las canas suelen aparecer principalmente en dos áreas: las sienes y la parte frontal superior de la cabeza. Analiza tu caso frente al espejo para determinar cuáles son las zonas en las que tienes que actuar y valora la cantidad de canas existente. Si consideras que esos molestos pelos blancos no son muy visibles en tu cabellera, aún estás a tiempo de cubrirlos con unas mechas en lugar de teñir el pelo al completo.

Hay tres estrategias básicas para combatir este tipo de canas escasas y localizadas:

Reflejos con gorra o papeles: mechas finas y localizadas sobre los grupos de canas para que estas acaben camufladas entre los matices naturales de tu propio pelo. En este sentido, la cana no queda realmente cubierta con un nuevo color sino que se mimetiza con los nuevos colores de la mezcla.

Tintura con henna: se trata de un método económico y perfecto para las mujeres que por cuestiones de alergia a determinados químicos no pueden utilizar los productos que tradicionalmente se aplican en las mechas. Tonalizan las canas con sutileza pero el efecto de color final puede ser un tanto impredecible.

Tono sobre tono: una tintura puntual sobre los mechones de cana aprovechando el tono natural de tu cabello y añadiendo reflejos en la mitad inferior donde el dominio de las canas pierde fuerza. Si este método no te funciona es probable que tus canas sean más abundantes y firmes de lo que imaginabas y tengas que recurrir al teñido total para deshacerte de ellas.

Trucos con mechas para todo tipo de canas

Aplicación: por supuesto, aquellos puntos donde hayas identificado la amenaza. Pero no pierdas de vista que las canas son siempre más visibles en la parte de las raíces así que elige un tono claro en esta zona que te permita camuflarlas entre el resto de los cabellos. En este sentido las mechas californianas invertidas son ideales.

Grosor: las mechas más finas aportan naturalidad. Puede resultar más laborioso a la hora de realizarlas pero por los resultados que ofrecen, merece la pena. Además, así podrás actuar directamente sobre las canas más molestas. Para un efecto de difusión del color decántate por las balayage.

Protección: debes cuidar de tus mechas como si se tratara de cabello teñido. Esto implica, entre otras cosas, la aplicación de una mascarilla capilar al menos una vez por semana así como un estado de hidratación óptimo (mediante champús y acondicionadores para cabello teñido) que te permita mantener el color durante más tiempo.