Los helados también pueden ser saludables

Uno de los postres preferidos a lo largo de la historia por reyes, faraones, grandes aristócratas y por qué no mencionarlo, de niños de todo el mundo. Con el paso del tiempo este postre ha llegado a ser una de las delicias culinarias más cotizadas de todos los tiempos.

Sin embargo, recientemente se ha difundido como creencia el que los helados engordan o no son del todo saludables, privándonos a muchos de su sabor por no romper nuestra dieta pero… ¿Es cierta esta creencia?

Desmontando los mitos del helado

El que un helado te siente bien o no tan bien depende de tres factores esenciales:

  1. El tipo de helado. Por supuesto, no es lo mismo comprar un helado tipo ‘Cornetto’ o ‘Calippo’ que ya está envasado con difrerentes conservantes y colorantes que comprar un helado Italiano natural de cucurucho hecho el mismo día y servido delante tuyo para comer al instante.
  2. La cantidad de helado. Tampoco será lo mismo si el helado viene en una tarrina pequeña o si compras un helado de tres bolas de diferentes sabores.
  3. La frecuencia de ingestión del mismo. Y por supuesto, también influirá enormemente el hecho de tomarlo sólo una o dos veces a la semana en vez de cada día, lo cual no sería demasiado saludable.

helado pequeñito

Teniendo en cuenta estos tres puntos y siendo siempre consciente de ellos, lo que seguro que no sabrás es que el informe conocido como “El Libro Blanco de los Helados”, editado por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria y elaborado por diferentes catedráticos en nutrición, detalla las virtudes de este alimento:

  • Ayuda a perder peso.
  • Fortalece los huesos.
  • Quema grasas.
  • Regula la tensión arterial.
  • Suaviza los dolores menstruales.
  • Previene las piedras en el riñón.
  • Vigoriza el sistema inmunológico.

Con lo cual ya no nos queda ninguna excusa para haber desterrado este alimento de nuestras vidas.

Con moderación todo se puede y, si leyendo este artículo te han venido ganas de probar alguno y no te apetece salir de casa sólo para eso, hoy en día puedes incluso pedir helados a domicilio a través de tu smartphone para tenerlos en tu puerta en pocos minutos.

¡Cosas de la tecnología!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *