Los beneficios de mecer a tu bebé

Existe el continuo debate sobre si una mecedora para bebé es buena para el infante o no. Y sobre todo por la gran cantidad que hay en el mercado, que algunos se consideran que no son nada útiles. Pero lo cierto es que tiene muchos beneficios para los más pequeños.

Los grandes beneficios de las mecedoras de bebés

Aunque la persona no se dé cuenta, es casi un instinto mecer a un bebé cuando se le tiene en brazos. Es un gesto que sobre todo hacen las madres con sus hijos, pero los padres también tienden a hacerlo casi instintivamente, así como el resto de miembros de la familia. ¿Cuál es el motivo? Algunos lo llaman instinto, otros dicen que despierta el sentido maternal de la persona y, otras personas, simplemente por los grandes beneficios que tiene para el pequeño.

Para comenzar, el mecer al bebé ayudar a calmarlo, gracias al movimiento suave y acompasado que recrea la sensación de que se encuentra de nuevo dentro del útero materno cuando su madre caminaba o hacía cualquier otra cosa. Al ser mecido, el bebé ajusta su respiración y ritmo cardíaco al movimiento de los brazos. Este es el motivo porque el que al mecer a un bebé se recomienda que se haga de forma lento, pero con un ritmo marcado.

No obstante, el mecer al bebé no debería ser algo que se haga siempre que se haga cuando se le tiene en brazos. Es ideal hacerlo cuando llora o está nervioso, así como cuando le cuesta dormirse o está un poco enfermo porque tiene algo de fiebre. En esos momentos son los ideales para poner al bebé en la mecedora, o que la madre se siente en una silla mecedora, y comenzar a moverlo entre los brazos.

Entre los beneficios que tiene mecer a un bebé, lo más importante es que:

  • El bebé siente seguridad y confort al encontrarse en un lugar seguro, lo que ayuda a que se relaje.
  • Se acostumbra a los estímulos fuera del vientre materno, pero sin perder el contacto con sus padres.
  • Se estimula su sentido del balance y del ritmo.
  • En el caso de que se haga contacto visual con el bebé mientras se le mece, esto fomenta el desarrollo social y el emocional.
  • Se establece un vínculo directo con la persona que lo está meciendo, que se va haciendo más fuerte con el paso de sus primeros meses de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *