Hay que cuidar las defensas en verano

El verano está aquí y es uno de los meses del año en los que uno está más desprotegido. ¿Por el calor? No, el calor no es el único enemigo que podemos tener en verano. Uno de los principales enemigos de una persona en verano es el resfriado.

También te puedes resfriar si te despistas

¿Una persona se puede resfriar en verano? Por supuesto, existe lo que se conoce como un resfriado veraniego y te puede dejar en cama durante el verano con fiebre, mucosidad y estropearte las vacaciones.

Debido al calor, el ser humano comienza a preocuparse menos por su salud recorriendo a diferentes aparatos que les ayuda a mantenerse fresco, sin saber que estos aparatos le pueden acabar haciendo pescar un resfriado. Uno de ellos, y el principal causante de los resfriados de verano, es el aire acondicionado. En efecto, el aire acondicionado, ese maravilloso aparato que todo el mundo quiere tener en su casa, es uno de los principales causantes de los resfriados. El motivo está claro, el cambio brusco de temperatura que experimenta el cuerpo cuando se pone en marcha y se empieza a salir o entrar de la habitación.

¿Quiere decir esto que el aire acondicionado es malo? Puede ser muy perjudicial, pero también beneficioso, por supuesto. Sin embargo, si durante el verano descuidas el cuidado de tu sistema inmunológico, es muy malo para ti. ¿Realmente se descuida tanto el cuidado de las defensas del cuerpo? En efecto, se hace, puesto que comienzas a salir de fiesta por la noche, reduces el consumo de alimentos ricos en vitamina C por otros alimentos más frescos y típicos del verano, como la horchata, por lo que tu cuerpo no está protegido contra las bacterias del ambiente.

¿Existe una forma de mantener el organismo sano durante el verano? Claro que lo hay. Una de las mejores formas es comenzar a tomar alimentos que sean ricos en vitamina C y en Zinc. Por ejemplo, para fortalecer las defensas por las mañanas te puedes tomar un actimel o un zumo de naranja (o cualquier otro cítrico que te guste), y comer legumbres en lugar de una paella, como los garbanzos o las judías. Además, es importante sustituir el uso del aire acondicionado por otro aparato que refresque pero con menos potencia y que sea menos dañino para tu organismo, como un ventilador.

Siempre y cuando mantengas tus defensas fuertes, te podrás olvidar por completo de que puedas pescar un resfriado de verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *