Las extensiones rojas: un look particular

Cómo cuidar las extensiones rojas

En primer lugar debemos especificar si se trata de una extensión desmontable o no. Las que son con clip, cuentan con la ventaja de que las podemos extraer cuando queremos, en cambio las que son fijas, adheridas con pegamento, quedan como una unión del cabello y por lo tanto son permanentes: estas últimas cuentan con la ventaja de tener una caída más natural ya que están alineadas con el pelo.

Las de clip, en consecuencia, son más fáciles para mantenerlas espectaculares. Si las cuidamos de distintos agentes que las pueden dañar como el agua de mar o el sol, además de quitarlas para el baño y lavarlas independientemente, podemos contar con ellas por largo tiempo. En cambio, las que están fijas, es probable que duren menos tiempo ya que, al no estar conectadas a la nutrición propia del cabello y con una mayor posibilidad de daños se deterioran más rápido.

Siempre es recomendable utilizar para su limpieza productos especiales que reparen y mantengan de la mejor manera posible para que luzcan siempre a la perfección.

Ocasiones para lucirlas

Cualquier ocasión es ideal para lucir extensiones rojas. Debido a la intensidad de color que tienen, es solo apta para mujeres fuertes, decididas y que les guste destacar en diferentes ámbitos.

Durante las estaciones de otoño e invierno, los colores rojos y cobrizos brindan mayor calidez al rostro, es por esta razón, que ambas épocas del año son ideales para hacer un cambio de look con estas tonalidades.

Se utilizan cada vez más y no hay una edad particular para llevarlas, aunque las chicas jóvenes son quizás las que más recurren a ellas. Famosas como Kylie Jenner han demostrado cómo se pueden llevar y lucir a la perfección, combinando inclusive cada color con la indumentaria seleccionada para lograr un atuendo excelente, distintivo y original.