Extensiones californianas y cómo lavarlas

Cómo elegir extensiones californianas higiénicas

Las mechas californianas largas, generalmente de 22 pulgadas o más, necesitan estar protegidas desde la tienda. ¿Qué quiere decir esto? Pues que es preferible optar por aquellas extensiones visiblemente cuidadas, libres de polvo, viento y otros elementos, que se resguarden en empaques allí donde se venden. Con esta medida se ratifica el origen de la pieza y la limpieza que garantiza. Tomaremos así como primer principio la pulcritud de los mechones antes de comprarlas.

Pasos para lavar extensiones californianas

Pese a lo anterior, puedes lavar las extensiones siguiendo estos sencillos cuatro pasos:

1.Primero agrupa las hebras con ayuda de una goma recubierta, es decir, una que no sea totalmente elástica para evitar dañar el cabello. Enjuaga normalmente el moño (puedes hacerlo con agua del grifo).

2. Después frota la extensión desde la parte superior hasta las puntas y retira el exceso de líquido. Coloca unas gotas de champú en tu mano y aplica.

3. Tercero frota copiosamente y retira poco a poco la espuma de las californianas. Aclara el champú con agua fresca y no olvides lavar también la base de las extensiones.

4. Cuarto exprime el líquido al finalizar y retira cuanto puedas de la base, el centro y las puntas.

Intenta que las hebras permanezcan inmóviles mientras efectúas el lavado para aminorar la posibilidad de que algunos cabellos se suelten al frotar y exprimir. Y sobretodo no olvides que prolongar la vida de tu cabello sintético o natural dependerá de lavados apropiados y de los cuidados que dediques.

¿Alguna duda?

Si aún te queda alguna duda, como una imagen vale más que mil palabras, en este vídeo podrás ver como sería el proceso de limpieza de las extensiones paso a paso

Y si tras esto aún te queda cualquier duda, estamos disponibles en la sección de comentarios para cualquier consulta