Embolia pulmonar – Causa, tratamientos y consecuencias

embolia pulmonar

Una embolia pulmonar aparece cuando una arteria pulmonar sufre un bloqueo, normalmente esto es causado por un coágulo que se genera en la parte superior de la rodilla. Este coágulo viaja por el sistema circulatorio hasta que queda trabado, en este momento es cuando causará algún problema, normalmente grave.

Si el coágulo llega hasta los pulmones, tendremos una embolia pulmonar. Si el coágulo es muy grande, o se generan varios, este puede crear una embolia mortal.

Síntomas que podrían indicar una embolia en el pulmón.

Puede ser difícil diagnosticar una embolia pulmonar, ya que el 50% de las personas que sufren una no presentan síntomas graves, y los síntomas más graves son muy generales.

Entre ellos destacan: la falta de aire, tos crónica, inflamación torácica, dolor torácico, y tos con sangre. Como puedes ver, estos síntomas son muy genéricos, y por ello el diagnostico de esta anomalía suele ser compleja y requiere varios análisis y  radiografías torácicas. Además las causas pueden ser muy generales, así que ha diferencia de otras dolecias con un diagnóstico fácil como el hígado graso o la fascitis plantar, es un verdadero desafío diagnosticar esta enfermedad sin realizar pruebas radiológicas..

Un problema muy común que se tiene con este tipo de embolias, es que en unas pocas horas es posible que la coágulo se deshaga, y los síntomas desaparezcan. Esto complica el diagnóstico, ya que hace imposible saber con certeza  si fue una embolia u otro problema diferente.

Problemas que causa una embolia pulmonar.

Una embolia pulmonar puede causar muchos daños a tu cuerpo, ya que reducirá la cantidad de oxigeno que llega a algunos órganos y esto puede causar daños permanente en algunos tejidos. Además de daños en órganos aleatorios, como es de esperar, es muy probable que sufra daños permanentes en los pulmones.

  • Es bastante difícil identificar las razones por las cuales estas embolias suceden.  Algunos de los factores que e consideran de alto riesgo son:
  • Cáncer, las personas con cáncer tienen más posibilidades de genera coágulos sanguíneos, que pueden viajar por el sistema circulatorio.
  • Personas con problemas cardiovasculares, como te puedes imaginar, as personas con problemas de corazón, y circulación tienen más posibilidades de desarrollar una embolia.
  • Finalmente tenemos a las personas de edad avanzada.

Hay varias maneras de tratar una embolia, pero las más eficaces son:

  • Con anticoagulantes, estos medicamentos evitan que la sangre coagule. Esto evita que se generen nuevos coágulos, y que el coagulo ya existente crezca.
  • Un método más drástico para el tratamiento de las embolias pulmonares es la utilización de un catéter para inyectar al coagulo unos medicamentos especiales que lo disolverán.
  • Finalmente tenemos el último recurso ante esta enfermedad, una embolectomía pulmonar. Esté proceso varía mucho según la localización y tamaño del coagulo, pero ya entra en la categoría de cirugía.

Margarita Sánchez

¡Hola! soy +Margarita Sánchez, ¿hablamos?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *