¿Cómo perjudica el abuso del móvil a tu salud?

Hasta no hace mucho, una de las adicciones más preocupantes era el alcohol, el tabaco, las drogas… incluso el sexo. Pero en la última década, ha aparecido un pequeño aparato que se ha convertido en uno de los principales problemas para mucha gente: el móvil.

Un aparato que te puede dar muchos problemas

¿En qué momento eres un adicto al móvil? ¿Por qué busques un servicio de reparaciones para móviles iPhone? No, en ese caso no eres un adicto. ¿Por qué de vez en cuando realices una llamada o consultes tu correo electrónico? No. Eres un adicto cuando no puedes estarte más de dos minutos sin consultar si te ha llegado un mensaje nuevo o el estado de tu red social.

Puede que no te des cuenta, pero todo esto afecta negativamente a tu salud:

  • Tecnoestrés: El término tecnoestrés hace referencia a la necesidad de estar conectado todo el tiempo. Esto puede derivar en un trastorno, también denominado estrés tecnológico, en el que buscar, observas, lees, guardas, organizas y generas información continuamente. No importa si estás en clase, en el trabajo, de vacaciones… sientes la necesidad de estar mirando la pantalla de tu móvil para ver si has recibido un nuevo mensaje.
  • Nomofobia: Así es como se conoce a la nueva adicción del siglo XXI. Todas aquellas personas que sufren, muchos sin saberlo, un 77% de la población del planeta. Tener la necesidad de sentir el móvil entre las manos para saber si has recibido un mensaje nuevo, no importa donde. Siempre tendrás una excusa para coger tu móvil y echar un vistazo.
  • No sé hacer nada por mí mismo: Es cierto que hay aparatos que han hecho la vida más sencilla, como por ejemplo la calculadora para hacer operaciones matemáticas o los navegadores de Internet para buscar información. Todo esto se encuentra dentro de tu teléfono móvil. Y seguro que cuando tienes que hacer algo, acudes inmediatamente a él. Esto es muy malo para tu salud porque provoca que tu memoria se vaya atrofiando poco a poco. Si tienes que llamar a alguien, memoriza su número de teléfono. Usa tu capacidad para resolver problemas matemáticos por tu cuenta… evita a toda costa tener que usar el móvil para resolver algunos problemas.
  • Ansiedad: El mayor problema de salud que ha provocado el teléfono móvil apareció con la llegada del servicio de mensaje WhatsApp. La necesidad de ver si alguien nuevo te ha escrito algo provoca un estado de nerviosismo continúo. No podrás parar de consultar la pantalla para ver si alguien te ha escrito algo nuevo, y eso para tu salud es muy malo, porque genera un hábito compulsivo peligroso.
  • Paranoia: Seguro que en más de una ocasión te ha sucedido que has creído oír sonar tu teléfono y has ido corriendo a ver si ha sonado o no. O que te lo has dejado en casa y oyes cualquier sonido y crees que está sonando. El estar enganchado al móvil te produce un estado paranoico muy grave.
  • Daños en tu piel: Habrás oído muchas cosas como que el teléfono móvil puede producir esterilidad, dañar tu cerebro… pero, ¿alguien te ha hablado de los daños que produce en la piel? Si, en la piel. La costumbre que tienen algunas personas de poner el móvil sobre sus piernas produce que esta se vaya deteriorando poco a poco, pues producen quemaduras similares a las que puede producir la luz del sol.
  • Fatiga: Aunque lo hagas como mero entretenimiento, el estar continuamente mirando la pantalla del móvil produce el síndrome de fatiga visual digital. Un mal que no es grave, pero puede producir enrojecimiento de los ojos, estrés, mareos, escozor…
  • Problemas en el cuello: En los últimos años ha aparecido una dolencia común en muchas personas que se denomina “cuello iPhone”. Esta produce una menor elasticidad en la zona del cuello, que deriva en dolores y espasmos. Especialmente en las personas más jóvenes está siendo muy presente en los últimos años. Aunque tampoco hay que olvidarse de la del cuello de texto, que produce unos síntomas similares.
  • Estrés: A muchas personas les cuesta mucho desconectar en su tiempo de descanso por culpa de los teléfonos móviles. Al estar todo el tiempo pendiente de si suena o no, es imposible desconectar y olvidarse del trabajo, lo que genera estrés y cambios de humor bruscos.
  • Depresión: Aunque no lo parezca, el estar pendiente cada dos por tres de la pantalla del móvil puede acabar desencadenando un estado de depresión muy serio al comprobar que no se han recibido mensajes nuevos.
  • Desconcentración: Es el mayor problema que afecta a la juventud hoy en día. El querer saber si alguien nuevo les ha escrito, les desconcentra de sus estudios y de cualquier otra cosa que haya a su alrededor, lo que es muy peligroso.
  • Sobrepeso: Algunos creen que porque están pendientes del móvil en todo momento, incluso cuando caminan, les hace perder peso. Pero es al contrario, el móvil crea un estilo de vida más sedentaria, con poco movimiento, lo que provoca que aumente el peso considerablemente.

La adicción al teléfono móvil es muy peligrosa, y ha dejado muchas víctimas mortales, pues genera la necesidad de estarlo consultando en todo momento mientras vas por la calle. De modo que, lo mejor es dejarlo en silencio o apagado en determinados momentos del día, para evitar acabar cayendo en ese porcentaje tan alto de población que no puede estarse un segundo sin mirar a esa pequeña pantalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *