Cómo escoger colores para el cabello según el tono de tu piel

Cómo determinar el tono de piel

Lo primero que debéis hacer para saber qué colores os quedarían bien es conocer vuestro tono de piel. ¿Tenéis un tono frío, o es más bien cálido? Si no sabéis cómo averiguarlo no os preocupéis porque hay varios trucos para hacerlo y hoy os enseñaremos uno que nunca falla. Sólo necesitaréis hacer uso de dos accesorios.

Seleccionad un accesorio cualquiera, un anillo, un colgante o una pulsea, en color plata y otro dorado y buscad un espejo. Ahora comenzará la comprobación de vuestro tono de piel. Acercaos los accesorios al rostro uno a uno y decidid cuál os queda mejor. Si el plateado os aporta alegría y luminosidad a la cara querrá decir que pertenecéis a una tonalidad de la piel fría. En cambio, si el plateado os apaga y el dorado os aporta esa luminosidad y vida, vuestra tonalidad será cálida. También puede ocurrir que ambos colores os sienten bien por lo que tendríais una tonalidad neutra y os quedarían bien todos los colores.

Qué color escoger basándose en la tonalidad

Para pieles cálidas. Estas pieles presentan matices dorados y se broncean con mucha facilidad por lo que les favorecerán colores como: rubio dorado, rubio caramelo, los tonos cobrizos, castaños cálidos y el tono caoba. Y deberán evitar colores como el rubio ceniza ya que les aportará oscuridad al rostro.

Para pieles frías. Son aquellas pieles que presentan matices rosados o azules y que no se broncean con facilidad. Los colores perfectos para las pieles más pálidas son el rubio ceniza, rubio platino, chocolate oscuro, negro azulado o berenjena y los castaños oscuros. Deberán huir de los tonos rojizos y anaranjados.

Entonces, después de todos estos consejos ¿ya os habéis decidido? ¿Qué color de cabello es el que más os conviene?