¿Alimentan bien los padres a sus hijos?

¿Ser padre significa únicamente preocuparse porque un niño reciba una educación y se pueda labrar un futuro? No, también supone el asegurarse de que reciba una buena alimentación, una asignatura en la que suspenden muchos padres.

La mayoría de los padres no saben lo que es la buena alimentación

Es un hecho que cada vez hay más niños obesos por la mala alimentación. Antiguamente, la mala alimentación se asociaba a las abuelas, que “mimaban mucho a sus nietos”, pero ahora son los padres los que cometen estos errores.

Bollería industrial, comida rápida, platos “precocinados”… son algunas de las causas de que los niños estén cada vez más obesos, lo que no es nada bueno para su salud. Los padres realmente no saben qué hacer cuando se trata de alimentar adecuadamente a su hijo. Así pues, ¿cuál sería la buena alimentación para un niño?

  • Alimentos ricos en nutrientes: Vitaminas, minerales, proteínas… un niño necesita recibir a diario todos estos nutrientes para que su organismo se desarrolle como es debido. Y esto solo se puede conseguir incluyendo en su dieta diaria fruta, verdura y pescado, eliminando por completo la carne roja.
  • Adiós a la bollería industrial: Los alimentos dulces no son malos para el organismo. Al contrario, algunos son muy beneficiosos. Pero lo cierto es que se suele recurrir a la bollería industrial que se compra en los supermercados, la cuál es de las más dañinas para el organismo de los niños. Esta hay que eliminarla por completo y comprar bollería en tiendas dónde se sepa que la hacen casera, porque resulta más sana. O bien hacerla casera en casa, lo que puede ser un gran pasatiempo para los más pequeños. ¿Y si tiene hambre entre horas? Pues hay que acostumbrarlo a tomar otros alimentos más sanos, como un actimel que fortalecerá sus defensas o una fruta.
  • Menos estar delante de la pantalla y más jugar fuera: Vivimos en una sociedad en la que los niños están enganchado a la televisión. O lo que es peor, estamos encaminándonos a una sociedad en la que los niños no pueden despegar la vista del teléfono móvil o de una Tablet. Por esto, hay que evitar que pasen tanto tiempo delante de uno de estos aparatos y salgan más a jugar al aire libre.
  • Pasar más tiempo con ellos ayuda: Una de las principales causas por la que los niños es que los padres no pasan suficiente tiempo con ellos. Hay que reservar un espacio a lo largo del día para estar con ellos y disfrutar todos juntos de una buena actividad al día, como ir al parque o dar un paseo.
  • No ceder siempre: Se habla mucho de lo malos que son los locales de comida rápida. Y lo son, porque los niños los agencia con “libertad” para hacer lo que quieran. Deben aprender que solo irán en el caso de que se porten bien o se lo merezcan. Se debe alternar entre otros sitios donde se coma más sano, para no siempre recurrir a un Telepizza o un McDonalds.
  • Cocinar más platos caseros: Cada vez son más los platos que se venden en los supermercados precocinados. Y es que no hay nada mejor que olvidarse de cocinar, ¿verdad? Pero estos platos son muy perjudiciales para la salud de los niños. Hay que darles en todo momento comida casera, porque tiene todos los nutrientes que su organismo necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *