Actimel: verdades y falsas acusaciones en Internet

Cada vez más personas nos preocupamos por nuestra alimentación e intentamos llevar una vida sana en la medida de lo posible. Nos informamos constantemente en Internet sobre prácticas saludables y los beneficios de los alimentos, y a veces no nos damos cuenta de que éste es un medio que permite que cualquiera pueda publicar una opinión e incluso informaciones que no son ciertas.

Lo cierto es que, sobretodo con productos de alimentación, suelen publicarse informaciones que influyen en la opinión de los usuarios y resultan ser engaños masivos. Uno de los “bulos” que circulan por Internet se ha llevado a cabo con Actimel, un lácteo probiótico de Danone, con el que se ha intentado engañar al consumidor en relación a sus propiedades o composición, lo que ha suscitado desconfianza a la hora de consumirlo.

Actimel es un probiótico saludable y beneficioso para nuestra salud

Actimel contiene una cepa exclusiva de Danone, el Lactobacillus Casei Dn 114001, que lo convierte en un alimento probiótico eficaz para regenerar y mantener la flora intestinal en condiciones óptimas. Además mejora el sistema inmunitario de quien lo consume y favorece las digestión de lactosa entre otros muchos beneficios.

Así lo han constatado la Asociación Española de Dietistas Nutricionistas AEDN y la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria ACSA quienes han afirmado que las informaciones negativas sobre el producto, no son más que un “bulo difamatorio”.

No es cierto que perjudique nuestra salud, y así lo ha demostrado una revisión bibliográfica dirigida por el catedrático Carlos Díaz, en relación a los trabajos científicos que se han realizado sobre el consumo de Lactobacillus Casei DN 114001 en humanos. Las conclusiones permiten afirmar que su consumo es positivo a nivel inmunológico, sobretodo durante el embarazo. La cepa coloniza en el colón y se mantiene aunque se deje de consumir.

Los bebés lactantes mejoran su función gastrointestinal si las mamás empiezan a tomarlo 48 después del parto y lo mantienen durante seis semanas, según el Grupo de Investigación en Nutrición de la ULPGC. Además, también ayuda a las madres a equilibrar su sistema inmunológico tras el nacimiento de su hijo.

Las personas que poseen un sistema inmunológico depresivo como pueden ser los niños o personas mayores son dos de los colectivos que más pueden beneficiarse de este probiótico.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *