5 razones para comer comida picante

5 razones para comer comida picanteAbusar de la comida picante no es nada bueno para la salud, está claro, ya que puede provocar ciertos problemas en el aparato digestivo y en otros órganos de nuestro cuerpo.

Sin embargo, tampoco es bueno no tomarlos, ya que tienen ciertos beneficios para nuestra salud que te podrían venir muy bien en tu día a día.

5 razones para comer comida picante

  1. Aliado indiscutible contra el sobrepeso: Si te vas a poner a dieta, que sepas que los alimentos picantes son un aliado que facilitan la pérdida de peso, ya que contienen capsaicina, la cual tiene un efecto termogénico que hace que el cuerpo queme calorías más fácilmente.
  2. Ayudan al corazón: Se han hecho muchos estudios, y todos ellos demuestran que en las sociedades, o culturas, en las que se consume más habitualmente comida picante sufren una media menor de paros cardiacos o cualquier otro tipo de accidente vascular, debido a que ayudan a eliminar el colesterol malo de la sangre, conocido como LDL.
  3. Previene el cáncer: Según muchos estudiosos, la capsaicina contenida en los alimentos picantes puede incluso destruir el cáncer, teniendo mejores efectos en el organismo que muchos medicamentos destinados para tal fin.
  4. Reduce la presión arterial: Ello se debe al contenido en vitamina A y C que contienen estas comidas, en especial las salsas, lo cual fortalecen las paredes del corazón y mejora el flujo de la sangre por nuestras arterias.
  5. Reduce el estado de depresión y el estrés: Esto se debe a que las salsas picantes, o los alimentos que los lleven, ayudan a generar en nuestro organismo lo que se conoce como endorfinas y serotoninas, las cuáles se dedican a controlar nuestro estado de ánimo y favorece que tengamos una sensación de bienestar.

¿Tras saber todo esto aún tienes dudas sobre la increíble potencia de los alimentos picantes? Recuerda, no es bueno abusar de estos alimentos, pero tomarlos de vez en cuando tampoco dañará tu salud.

Margarita Sánchez

¡Hola! soy +Margarita Sánchez, ¿hablamos?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *